Severiano Ballesteros

Posted: 14th mayo 2011 by jbetes in Golf, Que fue de
Tags: , , , ,

Severiano Ballesteros nació el 9 de Abril de 1957 en Pedreña, una pequeña localidad ubicada al Sur de la Bahía de Santander. El golf lo llevaba en la sangre como demuestra que sus tres hermanos mayores fueron profesionales del golf y su tío Ramón Sota, fue uno de los mejores golfistas de Europa en la década de los 60.

Con estos antecedentes uno puede pensar que Seve encontraría facilidades para jugar al golf pero lo cierto es que no lo tuvo nada fácil y si llegó a ser el genio que todos hemos conocido sólo pudo ser por su disciplina y sus ganas de abrirse paso.

Desde pequeño, antes de ir al colegio Seve ayudaba a su padre Baldomero en sus labores limpiando el abono de las vacas, segando la hierba, y pelando patatas. Su idilio con el golf comenzó a los ocho años cuando su hermano Manuel le regaló su primer palo, un hierro 3, uno de los más difícil de usar, pensado para alcanzar distancias cercanas a los 160 metros. Con el desarrolló toda su imaginación ideando todo tipo de golpes para los que en un principio el palo no estaba preparado.

Al año siguiente comenzó a trabajar de caddie en el Golf Pedreña, cuyo hoyo 2 se encontraba al lado de su casa. Los caddies no tenían permiso para jugar, así que Seve se iba con un médico, Don Santiago Ortiz de la Torre, que tan sólo le pagaba, 40 pesetas por vuelta, pero a cambio, le dejaba jugar con él.

Durante esos años Seve no se separó de su hierro 3. En cuanto acababan las clases, salía corriendo a cambiar la mochila por el palo, e incluso hizo pellas en numerosas ocasiones. Dejaba su hierro escondido entre la maleza y nada más salir de casa, daba el cambiazo con la mochila y se iba a jugar.

Su lugar de entrenamiento era la playa de Pedreña. Allí creaba dos hoyos distantes y se pasaba el día golpeando la pelota de un lado al otro. Para hacer los hoyos introducía el hierro 3, sacaba la arena, introducía una lata de tomate con un agujerito donde colocaba una vara de arbusto coronada con un pañuelo.
Por las noches, cuando el campo de golf estaba cerrado se colaba a practicar allí. Salvo en las noches de luna llena no podía ver donde caían las bolas y se guiaba por los sonidos para encontrarlas.

A los diez años participó en su primer torneo de caddies. Hizo 51 golpes en 9 hoyos, comenzando con un 10 en el primer hoyo -un par 3-. El año siguiente, terminó segundo con 42 golpes. Con sólo 12 años, jugando ya 18 hoyos, ganó el torneo haciendo 79 golpes. Por entonces ya le decía a su madre: “mama tu crees que yo no voy a ser nada, pues yo voy a ser un campeón.”.

El Golf Pedreña le permitió comenzar a entrenar tres veces por semana por espacio de dos horas. Su progresión era imparable, y con 13 le regalaron una bolsa completa de palos con la que empezó a hacer vueltas de 65 golpes. Seve era una esponja. Todo lo que veía lo aprendía.
En la Nochevieja de 1973 Seve fue denunciado por haber jugado en el campo junto con otros caddies, suspendiéndosele de su empleo de caddie y prohibiéndosele el acceso al campo de golf. Fue en ese momento de dudas, cuando un tío suyo le propuso trabajar en los astilleros. Su madre estaba a favor, pero su padre mantuvo la fe en él y le permitió seguir jugando al golf.

El 22 de marzo de 1974, con todavía 16 años Seve se hizo profesional gracias al acuerdo alcanzado con el cardiólogo César Campuzano el cual le prestó 200.000 pesetas (unos 1.200 Euros). Una nueva vida se alzaba ante él. Continuará…

Francisco Javier Castillejo nació en Vallecas un 22 de marzo de 1968. Permaneció en Madrid tan sólo cuatros años hasta que su familia decidió trasladarse a Frankfurt, Alemania, en busca de nuevas oportunidades laborales. Allí su padre trabajó empacando pintura en una megafábrica y su madre cosiendo en el textil. Su infancia –educación en un colegio alemán, dos clases de español a la semana– fue un cuarto forrado de posters de Bruce Lee, Jackie Chan y demás ídolos marciales. Con 12 años su familia decidió regresar a España, asentándose en Parla.

Aunque Javier manifiesta que el apodo del Lince de Parla se lo pusieron por su mirada y su astucia al boxear, las malas lenguas dicen que el mote le viene de su astucia a la hora de conquistar a las mozas que conoció en su adolescencia. En 1983 a los 15 años de edad, se apuntó a un gimnasio y comenzó a boxear.

Entretanto dejó el colegio y pasó por varios oficios. Comenzó plantando cebollinos, para después trabajar de albañil, de guardia de seguridad y como pintor de brocha gorda, profesión ésta última que le gustaba y que compaginó con sus entrenamientos hasta que se hizo profesional.

Con 17 años debutó como amateur, y tras la mili, en la que se licenció con nada menos que 94 guardias, conoció al promotor Ricardo Sánchez Atocha, del que ya no se separaría. Ricardo representaba por entonces a Poli Díaz (El Potro de Vallecas) y al Lince le tocó convivir con éste durante cuatro años en El Espinar de Segovia. Fue una etapa dura para él, pues entrenaba de sol a sol, pero muy fructífera tanto en el terreno profesional (fue campeón de España en 1990, del mundo hispano en 1992, y de Europa en 1994), como en el personal, pues conoció allí a la que es hoy su mujer, Marta.

Durante 21 años el Lince de Parla logró 62 victorias, 42 de ellas por KO, en 72 combates y se proclamó ocho veces campeón del mundo en dos categorías distintas (seis en superwelter y dos en peso medio), seis veces campeón de Europa y tres de España. Sólo otras dos leyendas como la patinadora Sheila Herrero, y el motociclista Ángel Nieto le superan en títulos internacionales. Entre sus mejores momentos el Lince destaca su primer título de España contra Alfonso Redondo, las palabras de Julio César Vásquez tras caer derrotado en su primer título mundial en el que le presagió buen futuro, el europeo contra Razzano, el mundial contra Mullings, y pelear en Estados Unidos contra Óscar De la Hoya.

El Lince de Parla se retiró a la edad de 41 años. Su preparador Sánchez Atocha tuvo que ponerse pesado, incluso borde para que el Lince colgase los guantes. Su particular templo, la Cubierta de Leganés, donde vivió sus noches mágicas, le despidió con todos los honores el 14 de mayo de 2010. A continuación os dejo con sus mejores momentos. De fondo suena la canción Lince del grupo heavy Amset. Aunque no es mi estilo predilecto la letra es buenísima.

A día de hoy, Castillejo ha abierto su propio gimnasio en Parla donde reza una frase: “El hombre que cae y se levanta es más grande que el hombre que nunca ha caído”. Aunque el Lince ha recibido en el año 2009 la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo, no me cabe ninguna duda de que si hubiese sido futbolista o tenista hoy sería sin lugar a dudas Premio Principe de Asturias.(pincha en el enlace para apoyar su candidatura). Pero como él siempre dijo nació en el país equivocado.

Jesse Owens

Posted: 15th abril 2011 by jbetes in Atletismo, Juegos Olímpicos, Que fue de
Tags: , ,

Jesse Owens nació un 12 de Septiembre de 1913 en Oakville, Alabama, siendo el séptimo de once hermanos. Nieto de un esclavo, e hijo de un agricultor comenzó a recoger algodón desde su más tierna infancia.

Con sólo siete años el pequeño Jesse estuvo al borde de la muerte por una neumonía. Nadie podía imaginar que aquel canijo se convertiría en la leyenda que fue.

Con nueve años su familia se trasladó a Ohio, cambiando el campo por la escuela y mejorando su alimentación. Sus compañeros de clase se mofaban de su aspecto enclenque y le ignoraban en los recreos, lo que hizo que Jesse, para no aburrirse, se dedicara a dar vueltas corriendo al campo de beisbol.

Ya en el instituto, su profesor de gimnasia Charles Riley quedó deslumbrado por la velocidad de Jesse y supo que en pocos años sería el mejor atleta del mundo. Como Owens trabajaba arreglando zapatos después de la escuela (posteriormente trabajaría como gasolinero), Riley permitió a Jesse entrenar antes de las clases, en vez de en el horario habitual de los entrenamientos.

Tras asegurarse que le darían empleo a él y a su padre, Jesse fichó por la Universidad Estatal de Ohio y marcó una época dorada consiguiendo ocho campeonatos universitarios.

Su leyenda empieza a forjarse en 25 de mayo de 1935 en Ann Arbor, Míchigan, en la clasificación para los JJ OO de Berlín 36. Pese a que tenía un intenso dolor de espalda, Jesse estableció cuatro records mundiales en un lapso de 45 minutos. Y lo hizo descansando sólo entre nueve y 15 minutos entre prueba y prueba: 100 metros lisos (9,4 segundos), salto de longitud (8,13 metros), 220 yardas (20,3 segundos) y 220 yardas vallas (22,6 segundos), convirtiéndose en la primera persona que bajaba de los 23 segundos en esta última prueba. A raíz de la gesta, se le empezó a conocer con el sobrenombre de “el Antílope de Ébano”..

JJ.OO. de Berlín 1936: Hitler aprovechó la instancia deportiva para demostrar al mundo la magnificencia del nazismo. Owens causó una gran sorpresa al ganar cuatro medallas de oro: el 3 de agosto en los 100 metros lisos derrotando a Ralph Metcalfe; el 4 de agosto en salto de longitud, después de unos útiles consejos de su rival y amigo alemán Luz Long; el 5 de agosto en 200 metros lisos; finalmente, junto al equipo de relevos 4×100 metros consiguió su cuarta medalla el 9 de agosto.

Owens fue aclamado por 110.000 personas en el Estadio Olímpico de Berlín y más tarde, muchos berlineses le pedían autógrafos cuando le veían por la calle. Durante su estancia en Alemania, estaba excluido de la ciudadanía bajo la Ley de Ciudadanía del Reich del 15 de septiembre de 1935. Sin embargo, a Owens se le permitió viajar y hospedarse en los mismo hoteles que los blancos, lo cual en ese momento no dejaba de ser una ironía, ya que los afroamericanos en los EE.UU. no tenían igualdad de derechos.

Su retorno a Estados Unidos no fue fácil para él, y apenas recibió homenajes (a excepción de un parada en la bolsa de Nueva York), volviendo a trabajar como botones en el hotel Waldorf-Astoria. Posteriormente llegó a organizar espectáculos en los que corría contra caballos, fue estafado por un socio cuando montó una lavandería y trabajó como pinchadiscos en un club de Jazz.

Más tarde contaría:”Cuando volví a mi país natal, después de todas las historias sobre Hitler, no pude viajar en la parte delantera del autobús. Volví a la puerta de atrás. No podía vivir donde quería. No fui invitado a estrechar la mano de Hitler, pero tampoco fui invitado a la Casa Blanca a dar la mano al Presidente”.

El entonces presidente de los Estados Unidos de América, Franklin Delano Roosevelt, rehusó recibir a Owens en la Casa Blanca. Roosevelt se encontraba en campaña de re-elección y temía las reacciones de los estados del Sur (notoriamente segregacionistas) en caso de rendirle honores a Owens.

Las condecoraciones por su gesta tardaron en llegar. En 1976 Owens fue premiado con la Medalla Presidencial de la Libertad de los EE.UU, falleciendo en el 31 de marzo de 1980 a los 66 años de edad debido a un cáncer de pulmón. Tras su muerte, su viuda y una de sus tres hijas crearon la Fundación Jesse Owens, para ayudar económicamente a jóvenes sin recursos.

En 1984 una calle de Berlín fue renombrada con su nombre, al igual que una escuela secundaria en el distrito Lichtenberg, mientras que el 28 de marzo de 1990 fue premiado a título póstumo con la Medalla de Oro del Congreso por George H.W.Bush.

Jesse Owens fue un pionero, que tuvo que lidiar con la marginación y la indiferencia a la que le sometió su propio país por el hecho de ser afroamericano. Siempre será recordado como el primer atleta negro en colgarse una medalla olímpica y sobretodo por ser el primero en desmontar las teorías de Hitler.

Gervasio Deferr

Posted: 25th marzo 2011 by jbetes in Gimnasia, Juegos Olímpicos
Tags: , ,

Biografía del gimnasta Gervasio DeferrGervasio Deferr nació el 7 de noviembre de 1980 en Premià de Mar, Barcelona, hijo de exiliados argentinos que llegaron a España huyendo del régimen de Videla. Desde su más tierna infancia Gervi se caracterizó por ser un niño inquieto sin miedo al peligro, como atestiguan los 14 puntos en la cabeza que recibió tras golpearse con una maceta o la fractura de cráneo que sufrió tras caer de un árbol. Como confesaba su madre siempre trataba de imitar a Hugo Sánchez.

Sus inicios en la gimnasia llegaron de forma casual a los 5 años de edad. Una entrenadora del gimnasio Models de Premià, de nombre  Nuria era clienta habitual de la tienda de su madre, y tras verle saltar se lo llevó a su gimnasio. El pequeño Gervi quemó etapas muy rápido, como demuestra que esa edad comenzó a entrenarse en el Centro de Tecnificación de la Federación Catalana, y con sólo seis años dio su primera voltereta en el aire, cuando le enseñaban a hacerla para atrás con las manos.

A los 10 años Gervi pensó en abandonar la gimnasia, cansado de los largos entrenamientos, de las escasas recompensas y de disciplina infinita: “Siempre llegaba tarde a los entrenamientos porque vivía lejos”, dice; “me castigaban y yo pensaba: ‘Me dicen que soy buenísimo, que puedo ser campeón olímpico, pero no me dejan entrenarme.” Afortunadamente siguió adelante.

A los 12 años se trasladó al Centro de Alto Rendimiento de San Cugat del Vallés donde conoció a Alfredo Hueto, quien supo comprender su carácter rebelde y sacar lo mejor de él. Allí se especializó en suelo y salto, pruebas que dominaba gracias a la gran potencia de sus piernas y a que su centro de gravedad era notablemente bajo. Las siete horas de entrenamiento diario le llevaron a abandonar los estudios cuando tenía 17 años y a trasladarse a Madrid.

Miembro del equipo nacional desde 1995, tras dos temporadas en la competición júnior fue incluido en el equipo absoluto que disputó los Mundiales de Lausana en 1997.En 1998 se fracturó el maléolo interior del tobillo derecho a principios de año pero llegó a tiempo para el Campeonato de Europa en San Petesburgo en en el que la selección júnior acabó en cuarto lugar y él ganó el oro con superioridad en suelo (9,262). En octubre de 1999 conquistó en los Mundiales de Tianjin (China) la medalla de plata en la final de suelo (9,750).

En los JJ.OO de Sydeney 2000 se quedó fuera de la final de suelo, por salirse en una diagonal, pero se clasificó para la final de salto como sexto clasificado. El 25 de Septiembre Deferr entró en la historia conquistando la medalla de oro con una media de 9,712 puntos (9,800 en el primer salto y 9,625 en el segundo).

En el 2001 una lesión en los hombros le impidió competir con normalidad, viéndose forzado a operarse de ambos. Estuvo 18 meses parado. En algún momento de entonces tuvo el descuido de fumarse un porro en una fiesta, hecho que marcó su carrera al dar positivo en un control antidopaje, siendo suspendido por tres meses y desposeído de su medalla de plata en suelo lograda en el Mundial de Debrecen.

Para colmo sus problemas de espalda le privaron de poder entrenar durante el 2003. Los medios lo dieron por acabado, pero Gervi es mucho Gervi, y resurgió cual ave fénix llegando a tiempo a los JJ.OO de Atenas 2004. Allí volvió a conquistar la medalla de oro en salto con una media de 9,737 puntos (9,687 en el primer salto y 9,787 en el segundo).

El zenit de su carrera llegó con la medalla de plata conseguida en los JJ.OO. de Pekín, que probablemente fue la que mejor le supo, al ser en suelo. Os dejó con su ejercicio.

En enero del 2011 a la edad de 30 años, Gervasio Deferr se retira, dejando atrás 25 años llenos de esfuerzo y superación. La buena noticia es que Gervi no ha abandonado su deporte ya que desempeña labores de entrenador en el CAR de Sant Cugat y dirige un club en el barrio de la Mina, donde lleva la gimnasia a los niños más humildes.

Pete Sampras

Posted: 10th marzo 2011 by jbetes in Que fue de, Tenis
Tags: , , , ,

Despúes de escribir sobre Michael Chang, quien ganó un Roland Garros, hoy toca escribir sobre un crack que no fue capaz de levantar la Copa de los Mosqueteros, pero que sí ganó el resto de trofeos del Grand Slam.

Hijo de inmigrantes griegos, Petros Sampras nació el 12 de agosto de 1971, en Washington DC. Su primer contacto con el tenis se produjo accidentalmente cuando trasteando por el sótano de su hogar encontró una raqueta de tenis.Se pasó la tarde golpeando una pelota contra la pared.

En 1978, su familia se trasladó a Palos Verdes California, y Pete comenzó a jugar torneos juniors. Con sólo 8 años disputó un campeonato junior en Northridge, jugando la final con su antítesis, un niño de 9 años llamado André Agassi. Con los años su rivalidad se convertiría en legendaria (Durante su carrera se enfrentaron 34 veces con victorias para Sampras y 14 para Agassi). Por entonces ambos jugaban el revés a dos manos pero Sampras lo cambiaría a una mano antes de hacerse profesional en 1988.

El estilo de Sampras se caracterizaba por un potente drive desde el fondo de la pista, un gran saque y una precisa volea, que le hacía temible en superficies rápidas.

En 1990 logró su primer título individual en Filadelfía. Ese mismo año Sampras se convirtió a sus 19 años y 28 días en el ganador más joven del Us Open al derrotar nuevamente en la final a André Agassi.

Durante su carrera consiguió nada menos que 64 títulos, entre los que destacan dos Open de Australia, cinco US Open y siete Wimbledon, su torneo talismán y 3 Copas Davis. Además ha sido el único que ha conseguido acabar seis años seguidos como número 1 mundial.

En el año 2002 ganó su último grande en Nueva York, al derrotar por última vez a Agassi retirándose al año siguiente consciente de que ya no tenía motivación para seguir: “Echaré de menos jugar, competir y salir afuera. Sin embargo estoy en paz. He cumplido. Retirarse es un proceso, no te levantas un día y te dices ‘me retiro”.

En la actualidad, está afectado de talasemia (un tipo de anemia crónica) y se dedica a pasar tiempo con su mujer, Bridgette Wilson (elegida en 1990 Miss Usa adolescente) y con sus dos hijos, así como a realizar exhibiciones tenísticas (pinchad en el enlace si queréis ver lo que sucedió en la última.) En el año 2010 le fueron sustraidos gran parte de sus trofeos, sin que hasta la fecha haya sido posible recuperarlos.

En mi humilde opinión, junto a Roger Federer, el tenista más grande de la historia (y si no pensáis lo mismo espero vuestros comentarios 🙂

Nayim

Posted: 4th marzo 2011 by jbetes in Fútbol, Que fue de
Tags: , , , , , ,

Mohamed Alí Amar, más conocido como Nayim, nació en Ceuta el 4 de noviembre de 1966. Ya desde pequeño destacó en las categorías inferiores del AD Ceuta por su dominio del balón y su gran golpeo del balón.

Con 15 años un ojeador del FC Barcelona se fijó en él y Nayim emigró a la Masía, donde se crió futbolísticamente durante cuatro temporadas. Aunque su primer año en Barcelona no fue sencillo, pues echaba de menos a su familia, logró integrarse satisfactoriamente labrando una gran amistad con dos mitos vivientes del barcelonismo como son Pep Guardiola y Guillermo Amor.

En la temporada 86/87 el técnico Terry Venables le dio la oportunidad de debutar en el primer equipo, que alternaría con el filiar durante esa temporada. En la siguiente temporada conquistaría su único título como blaugrana: la Copa del Rey.

En respuesta al motín del Hesperia en el que, los jugadores, pidieron la dimisión del presidente Josep Lluís Núñez,fue despedido, lo que llevó al Tottenham Hotspurs, convirtiéndose en el primer español en jugar en la Premier League.

En White Hart Lane jugó cinco temporadas en las que volvió a coincidir con Terry Venables y jugó al lado de jugadores míticos como Gary Lineker, o Paul Gascoigne. A éste último le ganó una apuesta por colar a 50 metros de distancia un balón en un cubo de basura.

En la temporada 93/94 Nayim ficha por el Zaragoza, club con el que no llegó a alcanzar la titularidad hasta pasado un año, debido al excepcional momento de forma de José Aurelio Gay. En el año 1994 consiguió su primer título: la Copa del Rey ante el Celta de Vigo en la tanda de penaltis, lo que dio derecho al Zaragoza a jugar la Recopa.

Tras una brillante competición en la que el equipo maño hizo las delicias de toda España y en la que eliminó al Gloria Bistrita, al Tatran Presov, al Feyenoord y al Chelsea en semifinales, el Zaragoza se plantó en la gran final ante el Arsenal.

10 de mayo de 1995: Final de la Recopa. La batalla entre Arsenal y Zaragoza agonizaba con empate a  1. Corría el último minuto de la prórroga y la tanda de penaltis parecía irremediable.  Las bufandas mañas se agitaban sobre París, incansables al desaliento.

En éstas que Cedrún sacó de puerta, el balón fue mal despejado hacia la banda derecha por un defensa inglés y le cayó a Nayim, que controló con el pecho, dejó botar dos veces la pelota y enganchó la volea de su vida con el exterior de la bota derecha. El balón realizó una amplia parábola que tardó cuatro segundos en recorrer los 50 metros de distancia que lo separaban de la gloria.(su distancia mágica). El portero del Arsenal David Seaman intentó recular pero ya era tarde. Su imagen tumbado en el suelo mirando al infinito con cara de ingenuo dio la vuelta al mundo.


En 1996 Nayim salió del Zaragoza por la puerta de atrás, rumbo al Logroñés, donde militó durante cuatro temporadas, tanto en Primera como en Segunda. Finalmente colgó las botas en el equipo donde debutó el AD Ceuta.

En la actualidad sigue ligado al fútbol como entrenador. Si bien hasta ahora no ha tenido suerte en sus dos clubes del alma, Ceuta y Zaragoza, desde puntoseguro.com le deseamos los mayores éxitos en sus próximos clubes con la esperanza de que algún día uno de sus jugadores nos haga disfrutar tanto como aquella maravillosa noche de 1995.

He de reconocer que desconocía de la existencia de Fosbury hasta que, la semana pasada, estando en el MIB, Marcel.li Zuazua, Consejero Delegado de Herraiz Soto, lo citó en su presentación como ejemplo de lo que es la creatividad.

Aunque el ejemplo de Fosbury no acaba de inspirarme (tras dejarme la espalda en un primer intento, sigo metiéndome en la bañera con el salto de tijera), voy a repasar su biografía a ver si a alguno de mis lectores puede serle de utilidad.

Richard Douglas Fosbury, conocido como Dick Fosbury nació el 6 de marzo de 1947 en Portland, Oregón (Estados Unidos), pero no fue hasta los 11 años cuando comenzó a entrenarse en el salto de altura. Por entonces casi todos los saltadores utilizaban el sistema de rodillo ventral basado en sobrepasar el listón frontalmente, pero Fosbury saltaba a tijera.

A sus 16 años, las marcas de Fosbury se hallaban estancadas. Pese a sus esfuerzos era incapaz de saltar por encima de 1,70 metros. Su gran estatura (1,93 metros) constituía su mayor problema. Lejos de rendirse, tuvo la creatividad suficiente para crear un nuevo sistema más adecuado a sus características físicas consistente en afrontar el salto de espaldas.

En sus propias palabras comentaba: “Creo que no hice nada extraño. Era el estilo más natural que podía haber, ya que el giro que inventé en el aire no es nada difícil de realizarlo”. Sin quitarle ningún merito a su innovación el Fosbury-Flop fue posible gracias a que en aquel año (1963) instalaron colchonetas detrás del listón. Se tiene constancia que Bruce Quande, un adolescente de otro instituto, ya había probado el salto en 1959 con dolorosos resultados.

Los detractores de su nueva técnica no tardaron en llegar. Sus entrenadores le criticaban por antiestético y sus compañeros le consideraban un chalado. Lejos de amilanarse y pese a la ausencia de mejoras notables, continuó entrenando su salto y dos años después ya dominaba la técnica del mismo siendo capaz de saltar 1,80 metros.

En 1965 Fosbury se matriculó en la carrera de ingeniería civil en la Universidad de Oregón y siguió entrenando su salto, pese al consejo de su entrenador Berny Wagner que cansado de las teorías de Fosbury le recomendó abandonar el salto de altura y buscar otras modalidades deportivas más acordes a sus aptitudes.

Afortunadamente, Fosbury tenía una fe a prueba de balas, y tres años después en 1968 ganó el título universitario de Estados Unidos, y se clasificó para los Juegos Olímpicos de México, dejando el listón en 2,21 metros. Su entrenador tuvo que admitir que aquel muchacho de largas bermudas y extraño estilo era un genio.

El 20 de octubre de 1968, era el último día de los Juegos y Fosbury disputaba la final. Antes de saltar, se quedaba congelado sobre su marca visualizando sus próximos pasos, mientras los aficionados mexicanos le apremiaban gritándole: “Ándale gringo”. Tras dos intentos fallidos, en el tercer y definitivo salto, Fosbury, se convirtió en leyenda deportiva, superando los 2,24 metros, provocando el “olé” de todo el estadio y ganando la medalla de oro.

Dick Fosbury se retiró tras no lograr la clasificación para ir a los Juegos Olímpicos de Munich 1972 pese a ser muy joven aún. Probablemente no era el saltador más dotado de su época, pero gracias a su gran innovación consiguió ser campeón olímpico y cambió para siempre la forma de entender el salto de altura. Hoy todos los saltadores profesionales utilizan su método.

En la actualidad desarrolla su trabajo de ingeniero civil y ha superado con éxito un cáncer vertebral. Sin duda Dick Fosbury será recordado como un genio creativo, alguien que supo ver la realidad desde otro enfoque,  pero no debemos olvidar que sin su trabajo y sin su perseverancia su éxito nunca hubiera sido posible.

Fermín Cacho

Posted: 11th febrero 2011 by jbetes in Atletismo, Juegos Olímpicos, Que fue de

Fermín Cacho Ruíz nació en Ágreda, Soria el 16 de febrero de 1969 en el seno de una familia humilde. Su infancia aunque feliz no fue fácil, ya que desde pequeño ayudó a su padre en sus labores agrícolas.

Fermín, fiel seguidor del Real Madrid, (donó su medalla de plata del Mundial de Atenas’97 a su museo) soñaba con ser futbolista y emulaba a su ídolo, Rafael Gordillo, jugando de lateral izquierdo en el equipo local. Sin embargo, su velocidad no pasó desapercibida para el profesor de educación física, Enrique Pascual quien entrenaba a un pequeño grupo de atletas. Consciente del fondo físico de Cacho y de su tenacidad, le convenció para que colgase las botas y se pasara al atletismo.

Los éxitos no tardaron en llegar y con 17 años Cacho logró su primera victoria en unos campeonatos escolares. Esta victoria constituyó el pistoletazo de salida en su gran trayectoria, proclamándose campeón de España júnior en 1.500 metros un año después. En aquellos tiempo, Cacho tuvo que hospedar en el domicilio de Abel Antón, en Soria capital, porque no tenía el dinero suficiente para pagarse una residencia.

En 1990 Cacho logró en Glasgow, en el Europeo de pista cubierta la medalla de plata con una marca de 3.44.61. Un año después en el Mundial de pista cubierta celebrado en Sevilla obtuvo otra medalla de plata, rebajando su marca a 3.42.68. Pero lo mejor estaba por llegar.

“Corro en un estadio vacío. Yo sólo contra mis rivales”. Fermín Cacho se repetía mentalmente este par de frases mientras buscaba la máxima concentración para afrontar la carrera más importante de su vida, y probablemente de la historia del atletismo español, la que le corrió en 3.40.12 y le dio la medalla de oro de los 1.500 metros en Barcelona 92.

Habiéndose perdido la ceremonia de inauguración en la que Antonio Rebollo deslumbró al mundo, llegó a Barcelona el 29 de julio y apenas se dejó ver fuera de la Villa Olímpica. El 8 de Agosto de 1992 Fermín Cacho se convirtió en leyenda. A falta de 250 metros para el final cambió su ritmo, atacó a Birir por dentro y sobrepasó a Chesire, mientras el gran Morceli, dominador absoluto de la distancia se hundía por detrás. En la recta final hizo vibrar como nunca a los 65.000 espectadores con una exhibición de poder, atravesando la línea de meta con los brazos abiertos y la mirada hacia el cielo, con ventaja más que suficiente para saborear su histórica victoria.

Lejos de conformarse, cuatro años después fue medalla de plata en Atenas 96, carrera que quedó condicionada por la caída de Hicham El Gerrouj (a quien Cachó siempre consideró el mejor de la historia) y en la que venció Morceli. A día de hoy todavía tiene el honor de ostentar el récord de Europa de los 1.500 metros, con un tiempo de 3.28.95.

Una vez retirado, el mejor atleta español de la historia, hizo sus pinitos como presidente del Club Deportivo Iliturgi club de fútbol de Andújar, Jaén, cargo en el que sólo duró ocho meses. Allí reside en la actualidad, con su mujer y sus tres hijos, desempeñando sus labores como Concejal de Deportes.

Kelly Slater

Posted: 4th febrero 2011 by jbetes in Que fue de, Surf
Tags: ,

Robert Kelly Slater nació el 11 de febrero de 1972 en Cocoa Beach, Florida. De ascendencia irlandesa y siria, empezó a surfear en las playas de Florida a la tierna edad de 4 años. Su padre era alcohólico y discutía violentamente con su madre. Se acabaron divorciando, pero la situación le atormentó durante toda su infancia.

En su biografía, Pipe Dreams, recuerda cómo el mar era su única vía de escape ante las tensiones familiares. “Y hasta cuando mi hermano y yo estábamos enfermos, mi madre nos enviaba a la playa porque ‘el mar lo cura todo’, así que desde niño mi casa fue el océano”. Su afán competitivo siempre fue total, y los piques surferos con su hermano mayor Sean fueron habituales.

Con 11 años Slater consiguió el primer puesto en un campeonato nacional de categoría junior. Conforme fue compitiendo, descubrió lugares como Hawaii o California donde las olas triplicaban el tamaño de las que acostumbra a surcar en Florida, y surfistas cuyo estilo nada tenía que ver con el suyo. Aquello le intimidó en un primer momento, pero aprendió a analizar a sus rivales, para posteriormente mejorar su estilo, creando maniobras más radicales y arriesgadas.

En 1992, a los 20 años de edad, Kelly Slater se convirtió en el campeón de surf más joven de la historia. Consciente de su tirón un productor lo fichó para la serie “Los vigilantes de la playa” donde hizo de un surfista llamado Jimmy Slade durante siete episodios y conoció a la primera de sus muchas novias célebres, Pamela Andersson.

De 1994 a 1998 conquistó cinco campeonatos del mundo consecutivos superando a la leyenda australiana Mark Richards como el surfista con más campeonatos del mundo en la historia del surf.

En 1999 desmotivado ante la falta de retos, Slater decidió abandonar el surf y montar un grupo de música con otros dos surfistas, Rob Machado y Peter King llamado “The Surfers” (¿lógico no?). Sacaron un único disco que paso sin pena ni gloria salvo en Japón donde pegó fuerte.

El tiempo transcurrió hasta que Andy Irons, un joven hawaiano algo rebelde, muy diferente en estilo y actitud a Slater, llamó su atención. Ante el nuevo desafió, decidió regresar al circuito profesional y medirse con él.

Su rivalidad fue legendaria, conquistando Irons tres títulos mundiales consecutivos del 2002 al 2004. Sin embargo Slater nunca se dio por vencido y en el año 2005 conquistó su séptimo título mundial, el cual revalido en los años 2006, 2008 y 2010.

A sus 38 años Slater se convirtió en el campeón más veterano de la historia. Sin embargo la alegría no pudo ser total. En noviembre de 2010 su máximo rival, y amigo Andy Irons, falleció en Dallas, con apenas 32 años. Slater recogió el premio entre lágrimas y se lo dedicó a su amigo. “Quiero enviar mis condolencias a la familia de Andy. Si no fuera por él, yo no estaría hoy en este lugar”. En honor a la memoria de Andy os dejo con lo mejor de sus enfrentamientos.


A día de hoy Slater no sabe si volverá a luchar por el mundial o se retirará en el 2011. De momento parece que sí, si atendemos a su victoria en la primera prueba de la temporada. Entretanto disfruta de su pareja, la modelo Kalani Miller y de su hija Taylor, fruto de una anterior relación y se dedica a tocar la guitarra y a jugar al golf. ¡Tiger vete preparando!

Eric Cantona

Posted: 28th enero 2011 by jbetes in Fútbol, Que fue de
Tags: , , , ,

Tal y como reflejaba una campaña publicitaria “1966 fue un gran año para el fútbol inglés: nació Eric”.

Cantona nació el 24 de mayo de aquel año en el seno de una familia obrera de Marsella dos meses y una semana antes de que Inglaterra conquistase su única Copa del Mundo hasta la fecha.

Hijo de un corso y de una catalana, Eric dio sus primeras patadas al balón en el SO Caillolais. Con 15 años ingresa en las categorías inferiores del Auxerre, donde debuta con 17 años y fue cedido al Martigues, equipo de la segunda división. A su regreso Cantona empieza a destacar tanto como un delantero total, (capaz de marcar de cabeza o de fuerte disparo, así como de asociarse a la perfección con sus compañeros) como por su lamentable comportamiento, al dejar el ojo morado a su compañero de equipo Bruno Martini, o ganarse una suspensión de tres meses por lesionar a un rival.

En 1988 Cantona ficha por el Olympique de Marsella donde no triunfa. El Olympique gana el doblete pero Eric sólo anota 5 goles. En aquella época el seleccionador francés Henri Michel le deja fuera de una convocatoria y Cantona declara: “No volveré a jugar con Francia mientras Michel sea seleccionador: o él o yo. Es uno de los entrenadores más incompetentes del mundo, algo parecido a un saco de mierda”.

En 1991 es traspasado al Nimes donde toca fondo. En un partido contra el Saint Ettiene, pierde los nervios y lanza un balonazo a un árbitro como protesta. Expulsado, se retira provocando al público y la Federación le impone un mes de sanción. Cantona aparece en televisión para llamar “idiotas” a los jueces y la sanción pasa de uno a dos meses. Es entonces cuando, harto, cree comprender que el fútbol no tiene hueco para él y anuncia su retirada.

El seleccionador Michel Platini y su ayudante, Gerard Houllier, le convencen para que no se retire y le ayudan a encontrar equipo en Inglaterra. En febrero de 1992 Cantona pasa una semana entrenando en el Sheffield Wednesday donde disputa un amistoso en el que anota 3 tantos. Sin embargo la falta de liquidez del Sheffield imposibilita su fichaje, y hace que Cantona se vaya al Leeds United, donde contribuirá a la conquista de la liga. Su entrenador Howard Wilkinson no acaba de fiarse de su carácter volcánico y Cantona es traspasado en Diciembre de 1992 al Manchester United.

El Manchester United llevaba 26 años sin ganar la liga y Cantona puso fin a la sequía consiguiendo la liga en 1993 y el doblete en 1994. El carisma de “King Eric” no pasó desapercibido en Old Trafford donde los aficionados le veneraban y le recibían cantándole la marsellesa al inicio de cada partido.

El 25 de enero de 1995, en el feudo del Crystal Palace, Cantona volvió a liarla. Corría el minuto 48 cuando el francés, tras ser expulsado, era insultado por Matthew Simmons. Cantona no se lo pensó dos veces y golpeó al aficionado con una patada voladora que pasó a los anales de la historia del fútbol. Al respecto Cantona comentó: “He tenido grandes momentos, pero mi favorito es cuando pateé a ese hooligan”. La Federación Inglesa no opinó lo mismo, y le sancionó con 9 meses de suspensión, y 120 horas de servicios comunitarios.

El Manchester United no fue capaz de sobreponerse al golpe psicológico de perder a su jugador estrella y el Blakburn Rovers de Alan Shearer le arrebató aquella Premier.

El retorno de Cantona en la temporada 95/96 se saldo con un nuevo doblete para los de Alex Fergusson y en su última temporada en activo volvió a conquistar la liga para el United. En total jugó 185 partidos con el Manchester, anotando 82 tantos.

Y tras su retirada, Cantona no ha pasado desapercibido convirtiéndose en un ídolo en Inglaterra, lo cual siendo francés no deja de ser un hecho extraordinario. Todo lo que ha hecho o dicho ha tenido relevancia en los medios ingleses. Su papel como embajador fránces en la película “Elizabeth” causó furor, e incluso el mismísimo Ken Loach rodó “Buscando a Eric” con Cantona como protagonista.

Su penúltima batalla fuera de los terrenos de juego incitando a sus compatriotas a retirar dinero de los bancos en protesta por la crisis económica se quedó en agua de borrajas.

Si por algo recordaremos a Cantona, aparte de por reventar al diablo en mil pedazos, es por su gran carisma, motivo por el quiero acabar este post con la explicación que da al respecto el periodista John Carlin:

“El secreto del carisma consiste en tener la plena conciencia, mucho más allá de la arrogancia (que siempre esconde complejos), de que realmente eres especial, de que eres grande, y que serás admirado por todos. Y el que no te admira es un imbécil. Cantona posee el secreto en abundancia y eso lo vuelve irresistible. Todo el mundo quiere compartir su luz: hasta los ingleses, sabiendo que es francés.”