Mágico González

Posted: 23rd diciembre 2010 by jbetes in Fútbol, Que fue de
Tags: , , , , ,

Jorge Alberto González Barillas nació el 13 de marzo de 1958, en San Salvador, en el seno de una familia humilde siendo el menor de ocho hermanos. Su carrera futbolística arranca en el año 1975 en el ANTEL, y en aquella época fue bautizado como el mago por un comentarista, nombre que pasaría a Mágico cuando recaló en Cádiz.

En 1977 fichó por el FAS de Santa Ana, equipo en el que militó hasta 1982, cuando se dio a conocer en el Mundial de España acabando en el 11 ideal de la competición, pese a la mala imagen que mostro el equipo salvadoreño perdiendo los tres partidos que disputó. Varios clubes se lo rifaron pero el carácter esquivo de Mágico hizo que no se concretase su fichaje por ningún grande.

Fue finalmente el Cádiz quien se hizo con los servicios del jugador por el equivalente a 114.000 Euros, debutando en el Ramón de Carranza el 11 de septiembre de aquel año donde permanecería dos temporadas anotando un total de 29 goles. Mágico trataba de rendir  tanto de día como de noche. Íntimo amigo de Camarón de la Isla pasó con él grandes ratos.

Sus mejores momentos de juego pasaban después de una noche de diversión. Incluso, llegaron a ponerle un empleado del Cádiz a su disposición para que fuera a despertarle todas las mañanas, ya que era habitual que se quedara dormido y no fuera ni a los entrenamientos. Eso sí, cuando el Mago se calzaba bien las botas era capaz de levantar a todo el Carranza. Tenía un regate increíble conocido en su país como “la culebra macheteada”, con la que dejaba atrás al mejor defensa que le saliera al paso. Sorprendía la forma en que se detenía, después de una gran carrera con el balón por todo el campo. Además era ambidiestro y ejecutaba los tiros libres con maestranza.

El entonces Presidente del Cádiz, Manuel Irigoyen, siempre recordó con humor lo que había hecho Jorge durante la disputa de un trofeo Carranza. El Cádiz se enfrentaba al Barcelona en semifinales y la plantilla estaba citada a las 19:00 horas. Jorge no apareció y llegó en el descanso del partido con un 0-1 a favor del Barça. El entrenador Benito Joanet decidió que jugará los últimos 45 minutos y se montó el escándalo, ya que Jorge metió dos goles y dio otros dos pases decisivos. Finalmente el Cádiz ganó 4-1 y el ‘Mágico’ salió a hombros como un torero.

El verano de 1984 se fue de gira con el Barcelona de Maradona por E.E.U.U. Allí aconteció el incidente del hotel en el que sonó la alarma antiincendios y Mágico en lugar de salir por patas decidió quedarse en su suite en compañía de una chica. Cuando le recriminaron su actitud se limitó a decir que él no había sido.

Meses después, Irigoyen, hartó de las juergas de Mágico lo cede al Valladolid, equipo en el que no fue feliz, debido al férreo control sobre su vida privada del que fue objeto. Tan sólo disputó 9 encuentros marcando 2 goles. La temporada siguiente Jorge desapareció del mapa y se dedicó a darse la buena vida por Tijuana, México.

Fue en la temporada 86/87, coincidiendo con el retorno del Cádiz a primera cuando el hijo pródigo volvió a casa. Ésta vez el club fue más cauto y le hizo firmar un contrato por el que se le pagaba únicamente por partido jugado. De los entrenadores que tuvo sólo Milosevic y Víctor Espárrago supieron entenderlo. Con éste último el Cádiz consiguió su mejor clasificación histórica en la temporada 86/87 quedándose el equipo en la duodécima posición de Primera División.

Entremedias, David Vidal intentó comprender al genio, pero acabó persiguiéndole por las discotecas. Mágico sabía darle esquinazo y cuando no era posible se escondía en la cabina del disc-jockey, donde a veces incluso llegaba a quedarse dormido. Entre las anécdotas cuenta que cansado de que Mágico fumase le dijo: “Jorge, si no le das más de 20 toques a un paquete de tabaco, lo dejas, y si no, te dejaré yo en paz. Le dio más de 20 toques y yo me tuve que dar media vuelta e irme”. Un 6 de junio de 1991 abandonó Cádiz por la puerta de atrás.

Regresó a su país, y se enroló en las filas del FAS. En el año 2000, con 42 años puso fin a una carrera deportiva dilatada para un genio que amaba tanto la noche como el fútbol. Continuó vinculado al deporte como segundo entrenador del Houston Dynamo en la MLS, y satisfizo una de sus vocaciones trabajando como taxista en sus tiempos libres.

En 2001 se le rindió un homenaje en Cádiz en un partido benéfico para ayudar a las víctimas del terremoto que ese año sacudió El Salvador. Su fama de bohemio, fiestero y mujeriego (es padre de cuatro hijos con tres mujeres diferentes), le acompañará siempre, pero la afición gaditana nunca olvidará su fútbol de ensueño. Todavía hoy en la Tacita de Plata se dice con mucho arte: “El cadismo es mi religión, el Carranza es mi templo y Mágico mi Dios”.

  1. Pek dice:

    Genial, ahora se ve muy bien con el móvil. Feliz año 2011 Leyendas Deportivas!!!!

  2. Nicko Becquer dice:

    Por favor, que no editan este material, el magico es más salvadoreño que las pupusas, NO ES HONDUREÑO!!!