Mark Spitz

Posted: 21st enero 2011 by jbetes in Juegos Olímpicos, Natación, Que fue de
Tags: , , , ,

Mark Andrew Spitz nació el 10 de febrero de 1950 en Modesto, California. En las playas de Hawaii, su padre le enseñó a nadar con tan sólo dos años, confirmándose rápidamente que Mark tenía un talento innato para la natación. A los 10 años ya acumulaba 17 records nacionales y uno mundial. En 1967 Mark consiguió su primer record mundial en los 400 metros libres y ganó 5 medallas de Oro en los Juegos Panamericanos.

Antes de ir a los Juegos Olímpicos de México 68, Spitz fanfarroneaba con sus compañeros con que ganaría 6 medallas de oro. Sin embargo “sólo” fue capaz de llevarse dos medallas de oro por equipos, una plata y un bronce, quedando último en la final de los 200 metros libres. A partir de ese momento Spitz cambió el chip, comenzó a ser más humilde y a mejorar su relación con compañeros y rivales.

Tras las olimpiadas Mark llegó a la Universidad de Indiana donde estudió Odontología y ganó fama mundial. Spitz fue apodado por sus compañeros como “Mark the Shark”.

Los Juegos Olímpicos de Munich 72 fueron su gran momento. Mark consiguió lo que parecía imposible, colgarse siete medallas de oro. El 5 de Septiembre de 1972 horas después de ganar su último metal, un grupo terrorista palestino llamado Septiembre Negro tomó como rehenes a once de los veinte integrantes del equipo olímpico de Israel. El ataque condujo finalmente a la muerte de los once atletas israelíes, de cinco de los ocho terroristas y de un oficial de la policía alemán.

Tras la tragedia, la organización entendió que Spitz corría peligro, dado su origen judío, lo que condujo a su evacuación al día siguiente, perdiéndose la Ceremonia de Clausura.

En esas olimpiadas se produjo una anécdota inolvidable respecto a su bigote, el cual llevaba como signo de rebeldía hacía su entrenador que le había dicho que se lo afeitara para parecer un buen americano. Mark pensaba afeitárselo antes de las Olimpiadas, pero viendo la repercusión que tenía en la prensa decidió mantenerlo, pues mientras que hablaban del bigote no se centraban en cómo vencerle.

Cada equipo contaba con tres entrenamientos previos a la competición. Habiendo agotado el equipo norteamericano su cupo, Mark decidió acudir una última vez. Era el turno del Equipo Soviético y tras charlar con un entrenador ruso, consiguió que le dejasen entrenar en la calle nº 1, la cual daba a un gran cristal sumergible desde el que se podía ver la piscina por dentro. Cuando estaba nadando se dio cuenta de que le estaban filmando y sacando fotografías desde los cristales, así como que los entrenadores rusos habían desaparecido.

Consciente de que estaba siendo grabado comenzó a nadar con un estilo lamentable para confundirlos. Después de 15 minutos Mark decidió dar por concluido su entrenamiento. Cuando se estaba secando aparecieron los entrenadores rusos con las cámaras al cuello. Uno de ellos le dijo que estaban muy sorprendidos con sus extrañas brazadas y que si siempre nadaba así, ya que nadie nadaba con ese estilo en Rusia, a lo que Mark respondió: “Puedes apostar por ello”. También le comentó que nunca habían visto a un nadador profesional con bigote, a lo que Mark respondió: “Realmente me ayuda porque retira el agua de mi boca, lo que me permite mejorar el estilo e ir más rápido”.

El entrenador ruso tradujo al resto de entrenadores lo comentado. Al año siguiente todos los nadadores rusos lucían bigote, e incluso hubo alguna nadadora rusa que decidió dejárselo.

Tras los Juegos Olímpicos de 1972, Mark se retiró y se dedicó primero a ejercer como dentista y después a trabajar como agente inmobiliario y publicista. A sus 42 años llevó a cabo un intento de clasificarse para Barcelona 92 en los 100 metros mariposa sin éxito. En la actualidad reside en Los Ángeles con su mujer y sus dos hijos y se dedica a dar conferencias a todo tipo de empresas.

  1. Peter dice:

    Juan, gracias por tu articulo muy interesante y bien investigado. Estoy pensando dejarme un bigote….

  2. Bobbie dice:

    Appreaciiton for this information is over 9000—thank you!

  3. Robert dice:

    Nunca habia oido de estas anecdotas pero me parece muy interesante la vida de este deportista y creo que es bueno conocer mas de la historia olimpica de nuestra nacion.