Jesse Owens

Posted: 15th abril 2011 by jbetes in Atletismo, Juegos Olímpicos, Que fue de
Tags: , ,

Jesse Owens nació un 12 de Septiembre de 1913 en Oakville, Alabama, siendo el séptimo de once hermanos. Nieto de un esclavo, e hijo de un agricultor comenzó a recoger algodón desde su más tierna infancia.

Con sólo siete años el pequeño Jesse estuvo al borde de la muerte por una neumonía. Nadie podía imaginar que aquel canijo se convertiría en la leyenda que fue.

Con nueve años su familia se trasladó a Ohio, cambiando el campo por la escuela y mejorando su alimentación. Sus compañeros de clase se mofaban de su aspecto enclenque y le ignoraban en los recreos, lo que hizo que Jesse, para no aburrirse, se dedicara a dar vueltas corriendo al campo de beisbol.

Ya en el instituto, su profesor de gimnasia Charles Riley quedó deslumbrado por la velocidad de Jesse y supo que en pocos años sería el mejor atleta del mundo. Como Owens trabajaba arreglando zapatos después de la escuela (posteriormente trabajaría como gasolinero), Riley permitió a Jesse entrenar antes de las clases, en vez de en el horario habitual de los entrenamientos.

Tras asegurarse que le darían empleo a él y a su padre, Jesse fichó por la Universidad Estatal de Ohio y marcó una época dorada consiguiendo ocho campeonatos universitarios.

Su leyenda empieza a forjarse en 25 de mayo de 1935 en Ann Arbor, Míchigan, en la clasificación para los JJ OO de Berlín 36. Pese a que tenía un intenso dolor de espalda, Jesse estableció cuatro records mundiales en un lapso de 45 minutos. Y lo hizo descansando sólo entre nueve y 15 minutos entre prueba y prueba: 100 metros lisos (9,4 segundos), salto de longitud (8,13 metros), 220 yardas (20,3 segundos) y 220 yardas vallas (22,6 segundos), convirtiéndose en la primera persona que bajaba de los 23 segundos en esta última prueba. A raíz de la gesta, se le empezó a conocer con el sobrenombre de “el Antílope de Ébano”..

JJ.OO. de Berlín 1936: Hitler aprovechó la instancia deportiva para demostrar al mundo la magnificencia del nazismo. Owens causó una gran sorpresa al ganar cuatro medallas de oro: el 3 de agosto en los 100 metros lisos derrotando a Ralph Metcalfe; el 4 de agosto en salto de longitud, después de unos útiles consejos de su rival y amigo alemán Luz Long; el 5 de agosto en 200 metros lisos; finalmente, junto al equipo de relevos 4×100 metros consiguió su cuarta medalla el 9 de agosto.

Owens fue aclamado por 110.000 personas en el Estadio Olímpico de Berlín y más tarde, muchos berlineses le pedían autógrafos cuando le veían por la calle. Durante su estancia en Alemania, estaba excluido de la ciudadanía bajo la Ley de Ciudadanía del Reich del 15 de septiembre de 1935. Sin embargo, a Owens se le permitió viajar y hospedarse en los mismo hoteles que los blancos, lo cual en ese momento no dejaba de ser una ironía, ya que los afroamericanos en los EE.UU. no tenían igualdad de derechos.

Su retorno a Estados Unidos no fue fácil para él, y apenas recibió homenajes (a excepción de un parada en la bolsa de Nueva York), volviendo a trabajar como botones en el hotel Waldorf-Astoria. Posteriormente llegó a organizar espectáculos en los que corría contra caballos, fue estafado por un socio cuando montó una lavandería y trabajó como pinchadiscos en un club de Jazz.

Más tarde contaría:”Cuando volví a mi país natal, después de todas las historias sobre Hitler, no pude viajar en la parte delantera del autobús. Volví a la puerta de atrás. No podía vivir donde quería. No fui invitado a estrechar la mano de Hitler, pero tampoco fui invitado a la Casa Blanca a dar la mano al Presidente”.

El entonces presidente de los Estados Unidos de América, Franklin Delano Roosevelt, rehusó recibir a Owens en la Casa Blanca. Roosevelt se encontraba en campaña de re-elección y temía las reacciones de los estados del Sur (notoriamente segregacionistas) en caso de rendirle honores a Owens.

Las condecoraciones por su gesta tardaron en llegar. En 1976 Owens fue premiado con la Medalla Presidencial de la Libertad de los EE.UU, falleciendo en el 31 de marzo de 1980 a los 66 años de edad debido a un cáncer de pulmón. Tras su muerte, su viuda y una de sus tres hijas crearon la Fundación Jesse Owens, para ayudar económicamente a jóvenes sin recursos.

En 1984 una calle de Berlín fue renombrada con su nombre, al igual que una escuela secundaria en el distrito Lichtenberg, mientras que el 28 de marzo de 1990 fue premiado a título póstumo con la Medalla de Oro del Congreso por George H.W.Bush.

Jesse Owens fue un pionero, que tuvo que lidiar con la marginación y la indiferencia a la que le sometió su propio país por el hecho de ser afroamericano. Siempre será recordado como el primer atleta negro en colgarse una medalla olímpica y sobretodo por ser el primero en desmontar las teorías de Hitler.

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: http://leyendasdepor Jesse Owens nació un 12 de Septiembre de 1913 en Oakville, Alabama, siendo el séptimo de once hermanos. Nieto de un esclavo, e hijo de un agricultor comenzó a recoger algodón desd……